domingo, 25 de agosto de 2013

Reseña "El último pasajero", Manel Loureiro.




Título: El último pasajero.
Autor: Manel Loureiro.
Editorial: Planeta.
Publicación: 2013.
Precio: 19,90 euros.
Nº de páginas: 447.













SINOPSIS


Agosto de 1939. Un enorme trasatlántico llamado Valkirie aparece a la deriva en el océano Atlántico. Un viejo buque de transporte lo encuentra por azar y lo remolca a puerto, tras descubrir que en él tan solo queda un bebé de pocos meses... y algo más que nadie más es capaz de identificar.

Setenta años después, un esquivo hombre de negocios decide reflotarlo y repetir, paso por paso, el último viaje del Valkirie. A bordo, atrapada en una realidad angustiosa y contrarreloj, la periodista Kate Kilroy descubrirá que solo su inteligencia y su capacidad de amar podrán evitar que la nave se cobre de nuevo su siniestro precio en este viaje.


OPINIÓN PERSONAL

Todo empezó un día en mi piso de Salamanca, poco tiempo después de haber acabado de leer Divergente, de Veronica Roth, en el que decidí salir a la búsqueda de la segunda parte de esta trilogía. Pero dio la casualidad de que en NINGUNA librería de la ciudad lo tenían, por lo que me encaminé al Corte Inglés... y allí tampoco lo tenían. Pero, por cosas de la vida, en la zona de novedades, vi este libro llamado "El último pasajero", leí su sinopsis y la verdad es que me cautivó, en principio más que nada por su temática relacionada con los nazis y lo que era el mundo de la sociedad alemana en la Segunda Guerra Mundial. Por lo que decidí comprarlo, y la verdad es que no me arrepiento para nada de ello.

El último pasajero es una novela que engancha desde el momento en el que la historia comienza, ya que su autor, Manel Loureiro, crea una atmósfera mágica describiendo todos los pasajes y momentos hasta tal punto que llega a  hacerte creer que estás dentro de la misma historia. Además de eso, la trama está exquisitamente bien desarrollada, en la que en cada página llega a ocurrir algo, aparecer algún misterio, lo que provoca que no puedas dejar de leer hasta que halles la solución a todo ello.


La novela comienza con un prólogo llamado La niebla, situada en el año 1939, y que relata el momento en el que el Valkirie es encontrado en alta mar por un viejo buque de transporte, el cual lo remolca a puerto, tras descubrir que en él solo queda un bebé abandonado en medio del salón del barco. En esta parte de la historia ya podemos ver esa atmósfera fantasmagórica y llena de suspense y tensión, la que perdura a lo largo de todo el libro.
En la segunda parte, denominada Valkirie, nos encontramos ante la historia de una joven periodista, Kate Kilroy, setenta años después, es decir en la época actual, la cual acepta el reto de realizar un reportaje de investigación sobre Isaac Feldman, un hombre de negocios reconocido en todo el mundo que decide hacer reflotar el Valkirie.

Los personajes de esta novela, en mi opinión , están poco desarrollados, siendo la mayoría bastante planos, excepto nuestro personaje principal, de la cual tenemos más constancia. Quizás esto se deba a que está narrado en tercera persona, lo cual no quita que no nos podamos sentir dentro de la novela en todo momento, ya que el autor hace unas descripciones minuciosas de todo lo que piensan y sienten los personajes, así como de todo lo que ocurre a su alrededor.

Y hablando de la atmósfera de este libro, lo que más destaca es su ambientación, ya que Manel Loureiro consigue recrear muy bien esa sensación que se tendría si estuviéramos en el barco, junto con esa niebla fría y húmeda que está siempre presente, creando momentos en los que, junto a la trama, nos dejan sin respiración y esa sensación de congoja característica de esta novela. Lo más característico, es esa tensión que crea mezclando la intrigante trama y esta atmósfera fantasmal que se vive en el Valkirie.
Podemos decir que el propio Valkirie es el protagonista de la historia, ya que todo gira en torno a él, sintiéndonos un pasajero más a bordo, recorriendo todas las perfectas estancias que contiene, creadas en los años veinte por los alemanes.

Por ello, podemos decir que El último pasajero es una combinación perfecta de aventura y paranormal, que lleva al lector a introducirse en una historia llena de misterios de la que no podrá escapar. Esto es gracias también a su perfecta y rápida redacción, llevada a cabo por uno de los escritores revelación españoles, el cual ha conseguido ser éxito de ventas en numerosos países, incluído Estados Unidos, gracias a su anterior trilogía sobre zombies Apocalipsis Z, la cual, personalmente, y después de haber vivido esta gran experiencia con El último pasajero, estoy deseando leer.

Esta obra, en conclusión, es altamente recomendable para todo lector que disfrute con novelas con un encanto especial como esta, cuyo final además deja un gran buen sabor de boca al lector, llegando a descubrir todos los misterios que esta obra lleva consigo desde su inicio. No podréis soltarla hasta el final.


Valoración: 4/5




¡Hasta pronto, Devoradores! :D

-Olga.