domingo, 1 de mayo de 2016

Reflexión: "Reading slump" (o bloqueo lector) y audiolibros


Seguro que alguna vez habéis sido víctimas de los llamados reading slumps o bloque lector, esos momentos en lo que, o no tienes ganas de leer, o las tienes pero cuando te pones a ello te da pereza. A mí me ha pasado varias veces, y he de decir que da bastante rabia, sobretodo cuando hay demasiados libros que deseas leer. 

Este último mes he pasado por esto, ya que mi actual lectura, Ciudad de Ceniza, lleva en mi espacio currently reading en Goodreads alrededor de un mes. Parece que los libros de esta saga ralentizan bastante mi ritmo lector, aunque realmente esté disfrutando de su lectura. Ayer, por fin, me puse seria y decidí que esto no podía seguir así, por lo que decidí retomar esta lectura para así terminarla de una vez y poder pasar a otro libro distinto. 




Ahora bien, leyendo me di cuenta de que iba lenta y que, sobretodo, me distraía con cualquier cosa y no ponía atención a lo que estaba leyendo. Al final terminaba dejando de leer y viendo cualquier cosa en el ordenador antes que centrarme en la novela. 

Por ello, decidí probar algo que anteriormente había utilizado por diversión, el cual fue avanzar en la historia a través de un audiolibro. Esta es una grabación de voz que narra una historia, en este caso, una novela. Como no quería simplemente escucharlo ya que me gusta marcar en el libro físico algunas frases o pasajes con un post-it, decidí ir mirando el libro a la vez que escuchaba el audiolibro narrando lo que veía plasmado en el papel. 

El resultado ha sido genial: aunque en algún momento aparte la vista del libro, la historia sigue entrando por mis oídos gracias al audio de la grabación, por lo que continúo siguiendo la historia, y puedo engancharme de nuevo en unos segundos a la parte del libro que estaba mirando. Las distracciones desaparecen, y la voz narradora te envuelve en la historia a la vez que, al no parar a no ser que lo hagas tú mismo, el audiolibro te obliga a seguir leyendo, te empuja a seguir la lectura





Una gran ventaja de los audiolibros es que es posible ajustar la velocidad de la narración, por lo que esta se ajusta a tu ritmo de lectura habitual. 

En conclusión, recomiendo los audiolibros si en algún momento os atascáis en alguna lectura, ya que a mí me ha funcionado, o simplemente para vivir la experiencia de la lectura de una forma distinta, fácil, y entretenida, con la cual podrás avanzar en tus lecturas estés donde estés, como mientras vas en el coche, mientras cocinas, o simplemente en tu habitación para relajarte. Desde luego, yo volveré a usar un audiolibro. 





Espero que esta pequeña reflexión os haya gustado y no se os haya hecho muy pesada, pero me veía en la necesidad y me apetecía compartir esta experiencia. Decidme si vosotros también utilizáis audiolibros y si os ayudan a leer más. ¡Contadme vuestras experiencias!

PD: Ciudad de Ceniza me está gustando más que Ciudad de Hueso, aunque Clary me caiga igual de mal xD ¡Espero que acabe bien y me dé ganas de seguir con la saga hahaha!



¡Hasta pronto, Devoradores! :D

- Olga.