domingo, 26 de junio de 2016

Trilogía El verano en que me enamoré, de Jenny Han



Título: El verano en que me enamoré, No hay verano sin ti, Siempre nos quedará el verano.
Título original: The Summer I Turned Pretty, It's Not Summer Without You, We'll Always Have Summer.
Autor: Jenny Han.
Editorial: Destino.
Fecha de publicación en español: 22/05/2012 (primer libro de la trilogía).
Precio: 14,65 euros (Amazon).
Nº de páginas: algo menos de 300 páginas cada libro.



SINOPSIS

Belly nunca ha sido la clase de chica a la que le pasan cosas. Año tras año, sus vacaciones transcurren en la casa de la playa pero los chicos apenas se dan cuenta de lo mucho que se fija en ellos. Cada verano, Belly desea que eso cambie. Y, esta vez, lo hará: éste será el verano en que Belly se volverá guapa, el verano en que se enamorará… aunque también será el verano en el que todo cambiará. Para bien, y para mal.



OPINIÓN

He de confesar que esta trilogía es una de las que tenía pendiente desde hace muchísimo tiempo. Los compré para leerlos un verano y ahí seguían en invierno. Pero este pasado mes decidí leerlos para desconectar de otras lecturas algo más pesadas, como es la saga de The Mortal Instruments que estaba leyendo anteriormente. Cuando decidí comenzar a leerlos pensé que serían unas lecturas ligeras, sencillas, y perfectas para pasar el rato, pero nunca pensé que me engancharían de la manera en la que lo hicieron. 



El primero de los libros de la trilogía, The Summer I Turned Pretty (los leí en inglés), me lo leí de una sentada. No podía parar de leer porque quería saber que era lo que iba a pasar. En este libro nos encontramos con Belly, una adolescente que vive una vida totalmente normal y tranquila durante todo el año, hasta que llega el verano y con él, el momento de ir a Cousins, el lugar al que ha ido en esta época del año toda su vida. Allí también irán su madre y la mejor amiga de esta, Susannah, junto a sus dos hijos, Conrad y Jeremiah. Belly y estos dos chicos han sido amigos toda su vida, pero ellos solo la veían como eso, una amiga, no necesariamente como una chica, fijándose de otra manera en ella. Hasta este verano, en el que las cosas cambian, y Conrad y Jeremiah la mirarán como nunca lo han hecho. 

La trama de estos libros es sencilla, con una narración bastante simple, aunque en momentos se llega a una profundidad en la trama que no creía posible al comenzar esta trilogía. Nos encontramos con momentos adorables, felices, de la vida de Belly, tanto presentes como del pasado, de su niñez, y junto a sus dos amigos Conrad y Jeremiah. Sin embargo, a medida que la historia avanza, los momentos de drama aumentan, haciendo que cada libro sea mejor que el anterior. 



En cuanto a sus personajes, Belly es la que menos me ha gustado de todos, llegando incluso a odiarla. Yo empecé esta saga pensando después de leer Cazadores de Sombras, y odiando a Clary por su actitud infantil y caprichosa. Por ello, llegaba con esperanzas y emoción a leer este libro. ¿Qué es lo que me encuentro? Una segunda Clary, una copia de este personaje en cuanto a su actitud. Las decisiones que tomaba y su forma de comportarse, completamente infantil, hacían que me dieran ganas de tirar el libro por la ventana. Belly se pasa el primer libro diciendo que no es una cría, que quiere que la hagan caso y la vean de otra manera, pero no deja de comportarse como si fuera una niña de ocho años. Este personaje me sacaba de mis casillas. 

Los dos hermanos, Conrad y Jeremiah, me encantaron. A lo largo de los tres libros he ido cambiando de bando entre ellos dos; primero Conrad, después Jeremiah, y por último Jeremiah de nuevo. Se llevan genial entre ellos, son inseparables. Conrad es el mayor de los dos, y el chico duro. No expresa sus sentimientos todo lo que debería aunque de verdad los tenga. Belly lleva toda su vida enamorada de él, pero este nunca le ha hecho caso de esa manera. Por otro lado tenemos a Jeremiah, quien es el mejor amigo de Belly. Es dulce, cariñoso, y muy atento; muy distinto a su hermano.


Una de las cosas que más me han gustado de esta trilogía es la relación entre la madre de Belly y la de los chicos. Su amistad se remonta a su infancia; llevan siendo amigas casi toda su vida. La madre de Belly está separada, mientras que Susannah está casada pero no ve a su marido todo lo que desearía por el trabajo de este. Los momentos más tristes y desgarradores ocurrirán alrededor de estos personajes. 

En general, esta trilogía me ha encantado. No ha llegado a ser todo lo que podría haber sido por la protagonista, insoportable durante la mayoría de las novelas, aunque se nota una evolución al final de la trilogía. Lo mejor ha sido la velocidad con la que se leen estos libros, la capacidad que tienen para engancharte a su lectura y que, a pesar de aparentemente ser una historia sencilla, se tratan temas bastante serios y se llega a una gran profundidad con algunos de los personajes y en su trama. El final no decepciona, me gustó cómo acabó. Sin duda recomiendo esta saga si lo que queréis es una lectura rápida pero con profundidad, acompañada de la sencilla y fluida narración de Jenny Han.




Valoración: 4/5

                            




¡Hasta pronto, Devoradores! :D

- Olga.