sábado, 11 de febrero de 2017

A Series of Unfortunate Events: The Bad Beginning, de Lemony Snicket



Título en español: Una serie de catastróficas desdichas: Un mal principio.
Autor: Lemony Snicket.
Editorial: Ted Smart / Montena.
Fecha de publicación en español: 7/09/2004.
Precio:  13 euros.
Nº de páginas: 192.











SINOPSIS:


Querido lector,

Siento decirte que el libro que tienes en las manos es extremadamente desagradable: cuenta la triste historia de tres niños con muy mala suerte.

Los hermanos Baudelaire llevan una vida repleta de desgracias e infortunios. Vaya, que son un imán para las catástrofes. Sólo en este librito, se enfrentan a un malvado codicioso y repulsivo, sobreviven a un incendio terrible, a un complot para despojarlos de su fortuna y se ven obligados a llevar ropa que pica.

Yo tengo la triste obligación de escribir estos desagradables acontecimientos, pero a ti nada te impide cerrar inmediatamente este libro y leer algo más alegre, si eso es lo que prefieres.

Con todo mi respeto,

Lemony Snicket



OPINIÓN:


The Bad Beginning
es la primera parte de la saga de 13 libros A Series of Unfortunate Events, escrita por Limony Snicket, seudónimo del autor Daniel Handler. Estos libros me llamaban mucho la atención porque, en Estados Unidos, muchas personas les tienen un cariño especial, ya que los leyeron cuando eran pequeños. Personalmente, yo nunca había leído ninguno de ellos, y su adaptación cinematográfica, estrenada en 2004, solo la había visto una o dos veces, así que ya no recordaba prácticamente nada de ella. Por ello, llegaba a leer este primer libro sin ninguna expectativa, simplemente con la idea de entretenerme leyéndolo; y lo hice. Pero hay mucho más que una simple experiencia de entretenimiento detrás de esta novela.







El autor ya nos avisa de antemano que esta no es una historia feliz, y que si no quieres leer momentos tristes, mejor te alejes cuanto antes de este libro. Vale. Yo eso lo sabía. ¡Pero no esperaba que lo fuera tanto! A los niños protagonistas no les pasan más que cosas desagradables: primero la muerte de sus padres, luego la llegada a la casa del Count Olaf, y demás acontecimientos que ocurren más adelante. Además de esto, la violencia estaba presente en la historia, y la mayoría de los personajes no hacía nada para remediar esta situación. La verdad es que la historia deja un sentimiento de angustia y tristeza increíble al ver lo que los protagonistas viven y la impotencia de saber que no pueden hacer nada.


Los personajes principales son los tres niños huérfanos: Violet, la mayor, Klaus, el mediano, y la pequeña Sunny. Sus vidas eran perfectas hasta que sus padres mueren en el incendio de su propia casa. Conocemos entonces a Mr. Poe, el banquero que les comunica la mala noticia a los niños, y que se encarga de la fortuna de sus padres hasta que Violet sea mayor de edad. Los niños son de los personajes infantiles más inteligentes que he leído, y sufro cada vez que algo malo les ocurre. Violet es buena inventando cosas, a Klaus le encanta leer, y la pequeña Sunny es experta en morder todo lo que se encuentre. Esta es la nota graciosa del libro, ya que no sabe hablar, pero el autor "traduce" los sonidos que hace en frases legibles adecuadas a la situación en la que se encuentren. Mr. Poe, en cambio, es insoportable. Parece no importarle nada que estos tres niños se hayan quedado huérfanos y, cuando estos acuden a él para pedirle ayuda, este simplemente pasa de ellos alegando que al principio es difícil empezar esa nueva vida, pero que pronto se acostumbrarán. No le aguanto.



Y con esto llegamos al Count Olaf, un hombre mayor y desagradable, que dice ser actor, y que se hará cargo de los huérfanos a partir de este momento. Este hombre es de lo peor que he leído: es desagradable, sucio, y trata de la peor forma a los niños, deteniéndose a pensar solamente en sí mismo y en hacerse con la fortuna de los hermanos Baudelaire. Junto a este, nos encontramos con su grupo de teatro, igual de desagradables o peor que él y que, ante momentos en los que Olaf trata de forma violenta a los niños, incluso físicamente, estos no hacen nada más que añadir más de ese horrible trato hacia los niños.


A pesar de lo espantosamente crueles que son muchos de estos personajes, encontramos, milagrosamente, una persona más normal: Justice Strauss, jueza, y vecina del Count Olaf. Esta mujer se preocupa de verdad por los niños y es francamente agradable con ellos. Por el momento, ella es la única cosa buena que les pasa a los hermanos Baudelaire tras la muerte de sus padres. 


Junto a todo este elenco de personajes, aparece Lemony Snicket, el autor y narrador de la historia. Algo que me ha llamado mucho la atención es que, a medida que va narrando, si menciona una palabra cuyo significado puede ser desconocido para niños, dice su significado, lo cual es perfecto para los pequeños que lean esta historia, ya que podrían aprender nuevas palabras. Es algo que nunca había visto en ninguna novela. Además de él, esto también lo suelen hacer otros personajes, como Mr. Poe. Cuando lo hace este, en cambio, da la sensación de que lo hace porque ve a los niños como eso, simplemente niños que no entienden nada.


Este primer libro, de los 13 que hay en la saga, lo he encontrado introductorio para comprender las siguientes partes de la historia, pero a la vez increíble, ya que consigue contar una completa y atrapante historia en menos de 200 páginas, algo que es de admirar. Además se incluyen varias ilustraciones a lo largo de la novela que hacen visualizar mucho mejor lo que ocurre en la historia.


Para terminar, querría añadir que he comenzado a ver su adaptación a la televisión, realizada por Netflix. Su primera temporada consta de ocho capítulos, abarcando los 4 primeros libros. Así, cada libro equivale a dos capítulos de la serie. Por el momento he visto el primer capítulo, y me ha gustado. Es bastante fiel a la novela en cuanto a la trama de esta primera parte, aunque añade algo al final del primer episodio que me dejó con la boca abierta, ya que, como dije, comenzaba la serie sin saber prácticamente nada antes. Eso me gustó, porque te da ganas de continuar con la historia pero, a la vez, siento que me arruinó algo en cuanto a los libros, ya que en la primera parte no se menciona nada de ello. Además, hay imágenes que pueden dar paso a distintas teorías, una de ellas relacionada con Justice Strauss. 

En cuanto al tono de la serie, es más cómica que los libros. La novela me dio sensación de tristeza, incluso angustia, por la situación de los niños, y Olaf, claramente, no me pareció comportarse de manera tan graciosa en la novela. Sin embargo, no creo que sea algo malo para la serie, ya que como digo, me gustó su primer episodio. Por cierto, la fotografía es genial. Confiemos en que siga igual de bien, en gran parte porque Daniel Handler es productor de la serie y vigila lo que hacen con ella.






Para acabar con esta reseña tan extensa, solo quiero añadir que recomiendo muchísimo leer este libro, y seguir con los demás si lo deseas, como yo haré próximamente. Realmente les he cogido cariño a los hermanos Baudelaire, y espero que algo bueno les pase a lo largo de la serie.



Valoración: 3/5

              






¡Muchas gracias por leernos!

¡Hasta pronto, Devoradores! :D

- Olga.